lunes, junio 13, 2005

La creación

Un instante fue sufienciente para que el hombre existiera.

Un instante hoy es suficiente para que el mismo hombre se destruya. Ahí está el verdadero poder que tenemos para crear la forma de descubrir cómo queremos vivir.